¿Cómo pintar maquetas con pincel?

tutorial pintar miniaturas con pincel

El pincel es una excelente opción para pintar maquetas si no deseas utilizar un aerógrafo o no tienes espacio para uno en tu lugar de trabajo. Aprender a pintar maquetas con pincel puede ser complicado, pero satisfactorio, además, es un implemento que debes manejar a la perfección, incluso si cuentas con un aerógrafo, pues algunos acabados requieren del uso del pincel para ser realizados.

¿Cuándo pintar maquetas con pincel?

Si no planeas montar una exposición con tus modelos, puedes pintar tus maquetas con pincel para que estas queden presentables.

El pincel tiene una gran ventaja y es que cuenta con una gran variedad de tamaños, grosores, formas y materiales para pintar piezas pequeñas y de diferentes formas de manera tal que la pintura alcance los rincones de más difícil acceso.

Técnicas de pintura con pincel

Existen diferentes técnicas de pintura con pincel que puedes aplicar a tus maquetas:

Pincel seco

Es una técnica basada en poner colores uno sobre otro. Por lo general, se inicia con un color oscuro y luego se aplican colores más claros sobre él.

Lavado

Es una técnica utilizada para dibujar zonas de óxido, desgaste y envejecimiento. Solo se debe aplicar disolvente sobre la pintura, este se acumulará dando lugar al envejecimiento que buscábamos.

Difuminado

Es una técnica utilizada para sombrear las figuras, o para aplicar camuflaje a las maquetas de guerra. Para realizarlo basta con aplicar sobre el color base, un poco de aguarrás. Se pinta el borde y luego se recorre el borde con el pincel humedecido en aguarrás.

Fundido o pincel fresco

Esta técnica consiste en mezclar colores de tal forma que esto de mayor volumen y matiz a tu modelo.

¿Cómo pintar nuestras maquetas o miniaturas?

Para pintar nuestra maqueta o miniatura con un pincel debes contar con las herramientas adecuadas, en especial, varios tipos de pinceles.

Tipos de pinceles necesarios

Es recomendable contar con los siguientes tipos de pinceles:

Pinceles para miniaturas: son ideales para pintar superficies planas con un único color. Su punta es fina y son perfectos para pintar rincones inaccesibles. Ideal para pintar detalles como ojos, uñas y colgantes.

Pincel de punta gorda: es la mejor opción para pintar superficies rugosas.

Pincel despuntado: es un pincel perfecto para el imprimado, es decir, la primera capa de pintura que recibe la maqueta. Es ideal para llevar la pintura a zonas difíciles de alcanzar. También es ideal para mezclar colores y crear nuevos tonos.

Pincel muy despuntado: es la mejor opción para aplicar imprimados en zonas de difícil acceso.

Pincel para metal: es necesario para pintar superficies metálicas. puedes lograrlo cortando las cerdas de la punta en línea recta.

Prepara un lugar adecuado

Antes de pintar debes preparar tu espacio de trabajo. El espacio debe estar en un lugar limpio y sin polvo, antes de empezar a pintar limpia a mesa y cúbrela con un periódico. La limpieza debe ser cuidadosa, hasta la mínima mota de polvo puede arruinar el acabado.

Elige el mejor orden para pintar maquetas

Planifica el orden en el que pintarás la maqueta para que no toques las superficies ya pintadas. Si es necesario, elabora las herramientas adecuadas para sujetar las piezas sin alterar el acabado. Puedes utilizar palillos de madera para sujetar piezas pequeñas y alambres de cobre o acero para sostener las piezas de mayor tamaño.

Mezclar y diluir la pintura

Antes de pintar una maqueta con pincel debes conocer los tipos de pinturas existentes y los procesos necesarios para prepararlas. Algunas pueden utilizarse del envase y otras se diluyen para restar intensidad al color o para sumar fluidez sobre la superficie.

Si la pintura está muy diluida estarías utilizando un lavado o una veladura, técnicas avanzadas que darán buenos resultados.

Las mejores pinturas para pintar tus maquetas son las acrílicas, aunque también puedes utilizar óleos. Puedes aplicarlos en una paleta, pueden mezclarse o diluirse con aceites y otros diluyentes para crear diferentes acabados.

También puedes utilizar acuarelas, estas se diluyen con agua y pueden mezclarse entre sí. Son perfectas para dar lavados transparentes.

Puedes elegir esmaltes, estos deben prepararse bien para que cubran el plástico y no creen líneas brillantes al secar. Deben mezclarse con diluyentes en recipientes limpios o con ayuda de una paleta de colores.

¿Cómo aplicar una capa uniforme de pintura?

Si quieres que tu maqueta tenga un acabado uniforme, debes aplicar dos manos de pintura diluida. Asegúrate de cargar el pincel solo hasta la mitad con pintura y escurre el exceso.

Aplica la pintura empezando por las zonas más difíciles y termina en las más sencillas. Asegúrate de depositar la pintura sin dejar estrías ni marcas. No roces el pincel en los bordes porque dejarás un exceso de pintura.

Tus pinceladas deben ser suaves para evitar dejar estrías. Trabaja con rapidez, si te detienes, dañarás el resultado final.

Una vez se seque la primera capa, aplica la segunda. Si notas que la superficie quedó marcada por estrías y polvo, deberás lijar la zona con una lija de agua fina.

Si solo vas a aplicar un color plano, debes utilizar la técnica del pincel seco. Toma un pincel de hilos rígido y mójalo en pintura, extrae el exceso con ayuda de una servilleta y realiza pasadas rápidas en la maqueta. Esto permitirá que los salientes queden con una mayor cantidad de pintura y aporta un efecto de sombra. Debes realizarlo antes de pintar otras zonas más delicadas, porque podrías mancharlas.

Pinta capas

Este consejo vale tanto para la pintura con aerógrafo como para pinceles. Las pinturas deben aplicarse en capas para lograr el mejor acabado. Por lo general se aplican 3: imprimación, capa de color y capa protectora.

La primera capa debe estar mezclada con muy poco diluyente para que se aplique mejor.

Capa de imprimación: es la que nos permite preparar la superficie para pintar sobre ella. Puedes aplicar un color básico como el gris. Si quieres una maqueta luminosa, puedes usar el blanco, si quieres una maqueta más oscura, utiliza el negro.

Capas de Color: es la capa de pintura que tendrá los colores deseados para el modelo. Pueden ser dos capas.

Capas protectoras: son de color transparente y nos permiten dar un acabado brillante. Son ideales para proteger la pintura. Al finalizar aplica las calcomanías. Las capas protectoras también aportan profundidad al acabado.

Pulido y encerado

Al terminar las capas puede que pienses que has terminado, pero puedes mejorarlo con algo de pulido y encerado. Utiliza un paño que no libere pelusas con un compuesto para pulir. Unta el esmalte y empieza a frotar.

Comprueba el acabado cada dos minutos, así notarás la superficie más brillante. Al terminar, lava con agua y jabón al modelo y déjalo secar. Al terminar, aplica la cera y listo. Ya tu modelo está terminado.

Fusión de colores

La fusión de colores es la transición gradual de un color a otro. Esta técnica es idea para miniaturas y muñecos, en especial para los colores de piel y de la ropa. Es perfecto para las sombras y los colores delicados.

Para realizar una fusión debes aplicar pocas cantidades de pintura y trabajarla desde el límite de un color a otro, pasando el pincel en bisel.

Entre todos los tipos de pinturas, el óleo es la más fácil de fusionar, pero también puedes lograrlo con acrílicos y acuarelas.

¿Cómo aplicar un realce?

El realce es la técnica que necesitas aplicar para destacar los bordes y subrayar texturas y diferentes detalles. Para esto se utilizan colores pálidos o blancos. Solo debes tomar poca pintura con la punta del pincel, escúrrela y aplica en la superficie sin presionar las cerdas. Esto permitirá que los bordes tomen pocas cantidades de pintura.

Colores y mezclas

Antes de pintar con cualquier herramienta tienes que conocer la teoría de los colores y saber cómo mezclarlos, para hacerlo debes manejar el círculo cromático.

El círculo cromático parte de tres colores que son imposibles de obtener mezclando otros: el amarillo, el magenta y el cian. Estos son conocidos como los colores primarios, a partir de ellos puedes obtener otros colores. Los colores primarios se encuentran en el centro del círculo, al mezclarse dan lugar a los del segundo circulo, conocidos como colores secundarios. Le sigue un tercer círculo, donde están los colores terciarios, formados al mezclar un color primario con uno secundario en diferentes proporciones.

Por supuesto, estos colores no estarán completos sin el negro ni el blanco.

Consejos para pintar con pincel

Antes de terminar, queremos compartir contigo algunos valiosos consejos para pintar con pincel:

  • Rellena con masilla los agujeros que presente la maqueta.

  • Lija la pieza o superficie que planeas pintar.

  • Lava con agua y jabón para retirar cualquier impureza, exceso de masilla, suciedad o grasa. Lava bien con ayuda de un cepillo de dientes y agua tibia.

  • Prueba las pinturas sobre una cartulina blanca antes de pintar. Todas las marcas son diferentes y pueden cubrir de manera diferente las superficies.

  • Asegúrate de contar con un sellador transparente para fijar los colores.

  • Antes de pintar, selecciona bien las partes a pintar y mantén en mente los resultados definitivos.

  • Si quieres un resultado final con colores claros, la capa de imprimación debe ser de color blanca y debe cubrir toda la maqueta. Debe ser uniforme y con un buen acabado. Es recomendable que apliques esta capa con ayuda de un spray.

  • Si quieres que tu maqueta tenga un acabado apagado, por ejemplo, un tanque o avión con largos años de combate por encima, lo mejor es utilizar una capa de imprimación negra.

  • Al secarse la capa de imprimación empieza a pintar con un pincel plano los detalles que quieres darle a tu maqueta. Elige un pincel pequeño o medio para repartir bien la pintura. Un pincel grande no absorbe bien la pintura y puede dar un acabado desprolijo.

  • Esparce la pintura en franjas, siempre en la misma dirección y sentido. De lo contrario pueden aparecer líneas de marca y gotas de pintura. Los movimientos al aplicar la pintura deben ser suaves.

  • Lo mejor es tomar poca pintura y mojar varias veces el pincel, que tomar demasiada y llenar de gotas, líneas y marcas tu maqueta.

  • Si quieres aclarar el color negro o rojo debes de ser muy cuidadoso, porque si los mezclas con blanco sin el control adecuado puedes obtener rosa o gris.

  • Para dar sombra al color rojo, debes emplear el color carmín. Para sombras oscuras puedes mezclar el color rojo con el verde.

  • Si quieres aclarar el negro lo mejor es utilizar una mezcla de blanco y sepia.

  • Para dar un acabado negro brillante, puedes aclararlo con un tono gris azulado o pequeños toques de blanco o azul muy oscuro, sin diluir.

  • Si quieres ahorrar dinero, compra colores primarios y secundarios y mézclalos para obtener colores terciarios.

  • Los colores complementarios de los secundarios son aquellos no utilizados en su elaboración, por lo que el contraste entre los dos es elevado. Para oscurecer un color, solo tienes que mezclarlo con su complementario.

  • Compra una paleta para mezclar tus pinturas, de esta forma controlarás su consistencia. Además, una paleta es fácil de lavar.

  • Si necesitas disolventes, compra envases limpios de vidrio en el que puedas mezclar pinturas y disolvente. El envase debe tener tapa para que puedas almacenar la mezcla sobrante.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contenidos
Más que podría interesarte

Más como esto

No se ha encontrado ningún schema.